Propietarios vs propietarias: la brecha de género en las Bienes Raíces


Junio 9 de 2020

La brecha de género que divide el poder adquisitivo, político y monetario de hombres y mujeres no está presente solamente en oficinas y gobiernos, sino que se extiende hacia casi todos los aspectos de la vida económica y laboral. Las Bienes Raíces no son excepción, y a nivel mundial existe una brecha significativa que divide el patrimonio de hombres y de mujeres.

Para que te des una idea, basta revelar una sola estadística:

"Menos del 20% de los propietarios de tierras en el mundo son mujeres."

Mujeres de las Naciones Unidas (UNWomen)

Es decir, menos de la cuarta parte de todas las personas que tienen extensiones de tierra a su nombre en todo el mundo, con o sin propiedades construidas, son mujeres. Esto a pesar de que más de la mitad de la población total mundial es de sexo femenino.

En nuestro país, la cifra se mueve un poco, pero la desproporción sigue siendo evidente: solo el 35% de las casas escrituradas en México están a nombre de una mujer. La repartición de los bienes inmuebles entre hombres y mujeres en el país se encuentra desbalanceada por diferentes factores, pero la mayoría obedecen a políticas públicas y herramientas de financiamiento que benefician a los varones y que no toman en cuenta la realidad de las mujeres en el país.

Créditos INFONAVIT... ¿para mujeres?

credito-infonavit-portada

Comprar una propiedad requiere de poder adquisitivo y de herramientas de financiamiento accesibles como créditos hipotecarios o fondos de ahorro. Ya sabemos que, de entrada, en México existe una creciente brecha salarial que divide el poder adquisitivo de hombres y mujeresen promedio, los varones mexicanos ganan hasta 30% más que las mujeres mexicanas por la misma cantidad de trabajo, esto sabiendo que además un 42.62% de todos los empleos formales en México son ocupados por mujeres.

¿Qué significa la brecha salarial entre hombres y mujeres?

Los varones, en promedio, ganan más dinero por las mismas horas de trabajo que las mujeres, pero para entender este dato hay que hacer un poco de análisis. Contrario a lo que se cree, la brecha no es evidente, y contadas ocasiones vas a toparte con brechas salariales entre dos personas que ocupan el mismo puesto en una misma empresa; el problema es que hay una mala distribución de las ganancias.

Imaginemos que hay un grupo formado por 10 diseñadores y 10 diseñadoras. El grupo entero cobra un total quincenal de $100,000 pesos por una semana de trabajo, de lunes a viernes de 9:00am a 6:00pm. Podríamos imaginar que a cada quien debe tocarle una cantidad de dinero equitativa por el mismo trabajo, pero prestando atención nos damos cuenta de que solamente el salario quincenal conjunto de los varones suma la cantidad de $65,000 pesos, lo que deja a las mujeres repartiéndose solamente $35,000 pesos entre ellas.

manos-con-dinero-dolares-credito-ahorros

Acercándonos más, nos percatamos de que todas las mujeres fueron contratadas para empresas que ofrecen salarios poco competitivos, con problemas de rotación, y poca trayectoria u oportunidades de crecimiento, mientras los hombres alcanzaron el puesto de diseñador en compañías más consolidadas y con mejores salarios.

Las mujeres ganan menos en México porque se les percibe como mano de obra barata y temporal, se piensa que su trabajo vale menos porque viven con "obstáculos constantes" que dificultan su entrega absoluta al ámbito profesional como:

  • La maternidad.
  • El matrimonio.
  • El cuidado del hogar.
  • La presión social por priorizar todos los anteriores.

Esta percepción, que sigue relegando a las mujeres a roles hogareños aún cuando están trabajando en sus carreras, afecta negativamente su independencia económica, poder adquisitivo y su accesibilidad a créditos hipotecarios públicos o privados.

¿Las mujeres no pueden comprar casas porque ganan menos que los hombres?

casa-pequeña-colgando

Sí, pero los salarios bajos para las mujeres les impide acceder a la inversión inmobiliaria en más de un nivel:

Muchas mujeres terminan recurriendo a trabajar en la informalidad: emprendiendo negocios propios como venta ambulante, comida callejera, oficios sencillos o demás actividades informales que les permitan gozar de ganancias mayores y les brinden disponibilidad de tiempo para desempeñarse como jefas del hogar y amas de casa.

Las mujeres empleadas en la formalidad cotizan un crédito INFONAVIT como todos los trabajadores que gozan de prestaciones, pero al ser sus salarios más bajos en promedio, su aportación también suele reducirse, y su puntuación total se ve afectada.

El papel al que la mujer se ve relegado aún hoy en día (ama de casa, cuidadora de hijos y encargada de las labores domésticas) ocasiona que, en general, las mujeres entren y salgan del mercado laboral con mayor frecuencia que los hombres, así que no acumulan tantos bimestres de labor seguida. Los créditos INFONAVIT basan su puntaje tanto en el salario como en la antigüedad de los trabajadores de una empresa (cantidad de bimestres continuos), y no toman en cuenta que las mujeres suelen verse obligadas/presionadas a abandonar sus centros de trabajo por diferentes eventos:

  • Embarazos,
  • Presión de sus esposos/Padres/Parejas
  • Imposibilidad de mantener la jornada laboral y desempeñarse como madre soltera o como única encargada de las labores domésticas y de crianza.
  • Necesidades de movilidad por factores externos como divorcios, violencia doméstica, traslado/ascenso del esposo, escolaridad de los hijos.

¿Quién puede hacer algo?

grupo-de-personas-mixto

Las Reglas de Operación para el otorgamiento de crédito hipotecario del INFONAVIT fomentan la apertura de esta brecha, y favorecen a los varones a la hora de adquirir propiedades. Si bien mucho de esto es producto de un sistema que continúa vigente y que desfavorece a las mujeres en diferentes niveles, la respuesta está en adquirir una visión de género a la hora de crear políticas públicas pertinentes a instituciones como los Afores gubernamentales o el INFONAVIT.

La iniciativa privada tiene la oportunidad de dar los primeros pasos hacia la creación de medidas para la distribución justa de propiedades inmobiliarias en México, a través de herramientas financieras con perspectiva de género y orientadas a la realidad de las mujeres.

Si bien lo ideal sería erradicar la brecha salarial y la estructura desbalanceada que es culpable directa de esta situación, ahora mismo es la iniciativa privada la que puede trabajar con la brecha entre propietarios y propietarias para garantizar que las tierras y bienes inmobiliarios estén repartidos de forma equitativa entre varones y mujeres.

Empresas desarrolladoras, brokers, instituciones financieras y casas de préstamo alojadas dentro del sector privado pueden sentar las bases y marcar el camino hacia la equidad.

Tu Casa Cabo
Tu Casa Cabo Whatsapp
Hoy
Hola, buen día. Cómo puedo ayudarle el día de hoy?

 

©2020 tucasacabo.com, todos los derechos reservados.
Powered by: wasi.co